¿Cómo montar un buffet libre?

Los hoteles no son los únicos lugares que ofrecen el servicio de buffet libre. Este método ha sido aprobado por restaurantes de diversos estilos y especialidades. Si está pensando en cómo montar un buffet, no pase por alto estas indicaciones y consideraciones, sobre todo ahora que el periodo COVID-19 ha impuesto una serie de nuevas normas.

Organización y distribución del espacio

Los platillos se deben mostrar de forma ordenada, mantenerse limpios y reponerse con regularidad. Los clientes deben saber cómo desplazarse por el lugar y ser capaces de hacerlo de forma segura y ordenada. Por este motivo, es fundamental prestar atención a la forma de distribución del espacio, debido a que no sólo se debe aprovechar al máximo sino que debe permitir que los clientes se desplacen fácilmente por el lugar.

Un mobiliario resistente

Dado que el número de personas que visitan este tipo de establecimiento suele ser elevado, el mobiliario debe estar diseñado específicamente para la hostelería y debe ser resistente al uso reiterado y a la suciedad: salsas, vinagres, aceites y otros líquidos pueden dañar la estética y el estado general del mobiliario. Todas estas circunstancias exigen que el mobiliario sea muy duradero.

Calidad e innovación

La calidad es un rubro importante en el éxito de un establecimiento que ofrece este servicio. La especialización ayuda a destacar y atraer nuevos consumidores. Del mismo modo, es fundamental diseñar un aspecto distintivo que atraiga a los clientes. Por lo tanto, una ventaja que tiene el buffet es que se adapta fácilmente a una amplia gama de giros y estéticas.

El buffet libre en periodo de COVID-19

El coronavirus ha causado estragos en el negocio de la hostelería, especialmente en los restaurantes tipo buffet. Es necesario tomar una serie de precauciones adicionales para reducir la propagación del COVID-19, tales como:

  • La clientela debe tener menos contacto con la comida. Para ello existen dos alternativas: un buffet asistido, en el que el personal sirve la comida, o emplatado individual.
  • Cubrir todos los alimentos.
  • Establecer un plan para evitar choques con otros comensales o servidores.
  • Ofrecer gel antibacterial en la entrada.
  • Los saleros, aceiteras y vinagreras, y otros objetos de uso frecuente deben ser desechados.